¿Duele la primera vez?

Si has oído alguna vez esta frase, debes saber que la primera vez no tiene que doler, ni la segunda, ni la tercera, ni la vigésima, ¡ninguna! Si en las relaciones sexuales sentimos molestias o dolor, es que no estamos acertando en algo. Lo mejor que podemos hacer en esas situaciones es escuchar a nuestro cuerpo, comentarlo con la persona con la que estemos y probar de otra manera: podemos cambiar el ritmo, la intensidad, optar por otra práctica, que maneras darnos placer hay infinitas, no sólo la penetración! También podemos dejarlo para otro día u otra noche, o en un momento de dado, si no nos sentimos escuchadas… podemos cambiar de amante!

¿Qué haría un chico si sintiera dolor en sus primeras veces?

Chicas recordad: en las relaciones sexuales siempre buscamos placer, por eso:

¡Normalicemos los placeres, no el dolor!

Olvídate de los cuentos y las historias sobre el himen, si duele es porque se está yendo más rápido de la cuenta. Que no resulte placentero tiene que ver con la inexperiencia, con las prisas, con tomárselo como una carrera, en vez de como un juego… mientras más «slow flow» y magia le echemos al asunto, más placentero resultará. La conexión, la escucha, sentirnos cómodas,  que podemos tomar la iniciativa y comentar lo que queramos, son ingredientes indispensables para sexualidades satisfechas.

Sabemos que la sexualidad despierta muchas inquietudes, sobre todo cuando vivimos nuestras primeras experiencias con otras personas. Una buena manera de abordarlas es pedir consejo, pero cuidado, que te pase como a Paula y Edu!

Tonight is the night! Paula y Edu preparan su primer encuentro, en casa de él. Pero de tranquis, eh? Es una cita importante y hay que estar a la altura… Ante las dudas piden consejo a dos “expertos”, en esto del sexo: Aina y Andrés… ¿funcionarán sus recomendaciones?

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.