¿Abortar duele?

La mayoría de las personas dicen sentir fuertes calambres durante e inmediatamente después de un aborto. Durante un aborto con medicamentos, algunas también tienen náusea, vómito o una leve fiebre. Es común y normal tener un poco de sangrado hasta dos semanas después de un aborto. También es común que el sangrado varíe de unas pocas manchas a un sangrado más fuerte que tus reglas normales.

En el caso del aborto con medicamentos se pueden utilizar analgésicos para aliviar las posibles molestias o el dolor. Es recomendable contar con alguien en casa que sabe que vas a llevar a cabo un aborto con medicamentos con el fin de garantizar que cuentas con ayuda en el caso poco probable de que surjan complicaciones.

Con la técnica quirúrgica, se utiliza anestesia local, por lo tanto, no se siente dolor. Algunas chicas explican que no han tenido muchas molestias, pero que la angustia les puede haber provocado más sensación de dolor. De todos modos, se pueden tomar analgésicos o medicación para aliviar la angustia o el dolor y, si es necesario, la intervención se puede hacer con anestesia general. 

Es signo de alarma: un sangrado más abundante que una regla, dolor muy fuerte, fiebre de 38ºC o más. En este caso te conviene volver al centro donde te han practicado la interrupción o ir al hospital más próximo.

Durante las primeras dos o tres semanas o tres es más recomendable la ducha que el baño; conviene usar comprensas en lugar de tampones o copa menstrual y evitar las relaciones sexuales con penetración.

Si aborto ¿puedo tener problemas para volver a quedarme embarazada?  En principio, no debe haber ningún problema, ya que el aborto es un proceso con muy pocos riesgos siempre y cuando se realicen en centros autorizados y siguiendo las indicaciones del personal médico.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.